Mapa del patrimonio industrial de Cataluña

150 elementos imprescindibles

Cementera y colonia del Xerallo

  • Vista aérea de la cementera y la colonia de Xerallo

    © Josep Lluís Grau
  • Las construcciones abandonadas de la cementera.

    © Josep Lluís Grau

¿Por qué visitarlo?

Singularidad de la construcción de una fábrica de cemento en el Pirineo, no para vender el cemento sino para utilizarlo en la construcción de las centrales hidroeléctricas.

La curiosidad

El conjunto del espacio fábrica, además de la colonia y los servicios obreros.

¿En qué momento visitarlo?

Verano.

El lugar para la construcción de la fábrica de cemento de Xerallo fue escogido por las canteras calcáreas de calidad de las que se extraía la materia prima. Xerallo se encuentra cerca de las minas de Malpàs, de donde se obtenía el carbón para encender los hornos de la fábrica de cemento, en unos años —los de la posguerra— en los que había graves deficiencias de abastecimiento energético.

Para disponer de la maquinaria, una empresa también difícil entonces, se compró una fábrica de cemento en Ravels (Bélgica) y toda la maquinaria fue desmontada y transportada en barco hasta el puerto de Tarragona. En marzo de 1950, se acabaron las obras de la fábrica y el montaje de la maquinaria. En el año 1951, el primer año de funcionamiento, la fábrica produjo 20.000 toneladas de cemento. En el año 1962, gracias a las mejoras técnicas que se introdujeron, se logró el hito de más de 200.000 toneladas de cemento.

La fábrica de cemento de Xerallo realizó dos cambios fundamentales durante los años en que funcionó. Por un lado, el gasóleo sustituyó el carbón de las minas de Malpàs como combustible para los hornos. Por otro lado, se instalaron electrofiltros para minimizar la contaminación de las emisiones de humo de la chimenea.

En abril de 1973, inopinadamente, la fábrica de cemento de Xerallo cerró sus puertas. El motivo aducido fue la poca rentabilidad económica.

  • 1950